Logo
LogoInicio
Vivo con...
Para profesionales¿Quiénes somos?
Argentina
Español
Ver todos los artículos

El camino de la enfermedad no es lineal

CONSEJO

De: Vik

Hace alrededor de 1 año

"Hoy quiero hablarte de un tema delicado: la aceptación o apropiación de la propia enfermedad. Esto lleva a un estado de calma en el que uno pone su energía en convivir con la enfermedad. Eso no significa que nos resignemos, simplemente admitimos que hoy forma parte de nuestra vida.

Podemos pasar muchas horas en nuestra cabeza tratando de entender por qué a nosotros, cómo remediar esta enfermedad, qué la causó, cómo llegamos a ella. Esas muchas horas pueden ser de esperanza, de pensar que las cosas son reversibles, de cultivar nuestra fe, de que las cosas suceden por una razón, de enseñarnos lecciones, de que somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos.

Para mi, comprender es el primer paso: pero no un fin en sí mismo. Lo que marca la diferencia es la elección de nuestras acciones.

La apropiación de la enfermedad se compone de varias etapas:

  • La conmoción y la negación: ponemos palabras a la enfermedad, a los síntomas.
  • La ira, la rebelión: buscamos un culpable, que podemos ser nosotros mismos, el profesional o el universo.
  • La negociación o la negación de la enfermedad crónica: encontraré una solución.
  • La depresión o la ansiedad por la enfermedad: entendemos que será permanente, que no es negociable. Nuestra autoestima puede verse afectada porque nuestras capacidades se ven reducidas.
  • La aceptación o apropiación: reconstruiremos nuestra vida y la reorganizaremos. 

Excepto que... no es lineal, y puedes pasar de una a otra, teniendo esa sensación de ir hacia atrás. Lo que puede marcar la diferencia es saberlo, porque todo pasa, y rápidamente puedes encontrarte de nuevo en la fase de energía y motivación para pasar finalmente a la acción.

Pero entonces, ¿qué hacer?

  • Dejarse acompañar y obtener apoyo para conocer nuestros nuevos límites mentales y físicos y volver a conocernos a nosotros mismos a través de terapeutas o coachs especializados.
  • Rodearnos de nuestros iguales: a través de las redes sociales, los grupos de apoyo y las asociaciones de pacientes.
  • Cultivar nuestra dimensión espiritual: creer en algo más grande, que la enfermedad tiene un significado, que con ella vienen preciosas lecciones.

Aquí tienes algunos recursos que te ayudarán a ir más allá en tu aceptación: 

  • La aceptación radical, de Tara Brach.
  • Un retorno al amor: manual de psicoterapia espiritual de Marianne Williamson.

Estamos en contacto para ayudarnos mutuamente. 🥰"

Camille, tu coach de salud 💪

Todos los artículos

CONSEJO

Mantenerse activo para controlar mejor los síntomas

Al contrario de lo que podrías pensar, la actividad física puede ayudarte a controlar mejor los síntomas de tu enfermedad. En este artículo te explico cómo y te doy algunos consejos.

CONSEJO

¿Cómo seguir disfrutando a pesar de la enfermedad?

En este artículo, te comparto 6 consejos para seguir divirtiéndote a pesar de la enfermedad. ¿Estás preparado para salir?

CONSEJO

¿Cómo controlar la fatiga mediante la actividad física?

La fatiga es un síntoma común que pueden experimentar los pacientes. Afortunadamente, hay formas de afrontarlo, incluyendo la actividad física regular y adecuada. 

CONSEJO

Generá una buena relación con tu médico

El anuncio del diagnóstico marca el inicio de una nueva relación entre vos y tu médico, el nacimiento de un nuevo vínculo. Se establece una relación de ayuda mutua para garantizar el éxito del tratamiento.

CONSEJO

¿Cómo lograr mantener el espíritu "vacacional" de la pareja en el día a día?

Las vacaciones suelen ser positivas para la vida en pareja. Lejos de las limitaciones diarias, de la vida cotidiana y las obligaciones. Pero, ¿por qué?

CONSEJO

Cómo prepararse para las vacaciones con la enfermedad

Ya sea que esté enferma o no, viajar siempre fue mi prioridad. Viviendo con dermatitis atópica (y asma), dejé un poco “de mi” en diferentes lugares: Sicilia, Malta, Costa Rica, España, Países Bajos. Tuve que adaptar algunos viajes, acortar otros, pero nunca dejé de viajar. Pero, ¿cómo viajar cuando la enfermedad es nuestra prioridad?