Logo
LogoInicio
Vivo con...
Para profesionales¿Quiénes somos?
Colombia
Español
Ver todos los artículos

¿Qué significa exactamente tener buena salud?

CONSEJO
Avatar de Vik saludando.

De: Vik

Hace 7 meses

¡Hoy es el Día Mundial de la Salud! Pero, ¿qué significa exactamente "estar sano"? A veces parece que conocemos tanto esta palabra que no sabemos exactamente lo que significa. Como recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), "la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades".

Si pongo las dos últimas palabras en negrita es porque a veces parece que las olvidamos cuando nos referimos al tratamiento de una enfermedad crónica, ¡tanto por parte del cuidado como del cuidador! El cuerpo a menudo ocupa todo ese espacio de atención, pero si la mente no lo sostiene, no es suficiente. El dolor, los efectos secundarios como pueden ser las náuseas o la fatiga, evidentemente repercuten en la moral. Y si nos encontramos socialmente aislados, sintiéndonos solos o sin ayuda, esto también puede ser un problema importante. 

Es más que sabido que un estado prolongado de estrés afecta al organismo y provoca a su vez un debilitamiento del sistema inmunitario.

Por esta razón quiero poner el foco en la importancia que tienen estos tres elementos en la ecuación del cuidado cuando se vive con una enfermedad crónica: la salud física, la mental y la social. Si el tratamiento que estás recibiendo te está causando demasiados problemas y te está bajando el estado de ánimo, entonces debes decírselo a los médicos y ellos te escucharán y se tomarán un descanso en la lucha contra la enfermedad.

Debe probar todos los cuidados de apoyo que puedan ayudarte a reducir el malestar ligado a la enfermedad o al tratamiento: una sesión con un "psiquiatra" o de hipnosis cuando las cosas no vayan bien (no es necesario embarcarse en un psicoanálisis de larga duración), una sesión de acupuntura, o cualquier otra cosa que te haga sentirte bien será positiva para preservar tu salud al máximo. No hay acciones pequeñas en este sentido. La idea es encontrar el impulso para realizar nuevos proyectos que son fundamentales para mantener un buen estado de ánimo. También es importante darse cuenta de que aislarse no es una solución, sino un problema. 

Estar atento a estas tres dimensiones de la salud puede transformar un círculo vicioso de efectos indeseables y dolor en un círculo virtuoso de placer, proyectos interesantes y salidas con los amigos, por ejemplo. En definitiva, al final de lo que se trata es de recuperar nuestra vida. Después de la lluvia viene el buen tiempo; después de la noche viene la luz.

Giacomo Di Falco, psicooncólogo.

Todos los artículos

CONSEJO

¿De qué manera la salud me hizo más consciente de la ecología?

Compaginar la vida cotidiana de un paciente con las opciones ecológicas no siempre es fácil. Este sentimiento puede dar paso a la culpa e incluso a la ansiedad ecológica. ¡Pero no es tu culpa! Aquí dejo algunos gestos cotidianos para encontrar el equilibrio entre tus valores y tu salud.

CONSEJO

Mi ansiedad no me deja dormir

Cuando llega la hora de irse a la cama, a veces las ansiedades llaman a tu puerta para impedirte dormir. ¿Has intentado todo para ahuyentarlas? ¡Descubre en este artículo otros métodos que te ayudarán a conciliar el sueño plácidamente!

CONSEJO

¡Únete a una asociación de pacientes!

Tengo una enfermedad y decidí involucrarme en una asociación de pacientes con la misma enfermedad que yo.

CONSEJO

Mantenerse activo para controlar mejor los síntomas

Al contrario de lo que podrías pensar, la actividad física puede ayudarte a controlar mejor los síntomas de tu enfermedad. En este artículo te explico cómo y te doy algunos consejos.

CONSEJO

¿Cómo seguir disfrutando a pesar de la enfermedad?

En este artículo, comparto contigo 6 consejos para seguir divirtiéndote a pesar de la enfermedad. ¿Preparado para salir?

CONSEJO

¿Cómo controlar la fatiga mediante la actividad física?

La fatiga es un síntoma común que pueden experimentar los pacientes. Afortunadamente, hay formas de afrontarlo, incluyendo la actividad física regular y adecuada.