logo

Ver todos los artículos

Seguir haciendo ejercicio a pesar del calor

CONSEJO

Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

De: Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

Publicado hace 1 mes

ANTES DE COMENZAR

En primer lugar, antes de comenzar una actividad física, coméntaselo a tu médico de cabecera o tu profesional de la salud para que te dé luz verde.

¿QUÉ ACTIVIDAD ELEGIR?

Dependiendo de dónde estés este verano, quizás estés de vacaciones, tendrás un abanico de actividades posibles. No olvides que puede hacer calor, por lo que te aconsejo optar por actividades menos intensas. Caminatas, paseos en bicicleta, paseos en el agua, yoga en la playa… Lo importante es seguir fortaleciendo tu masa muscular y ejercitar tu sistema cardiorrespiratorio.

CÓMO NO CORRER UN RIESGO CON EL CALOR

➡️ Recuerda mantenerte hidratado.

Esta es la regla número 1 cuando hace calor: debes refrescar tu cuerpo a toda costa. Durante los períodos de mucho calor, puedes perder hasta 2,5 litros de sudor por hora. Si perdemos agua, también perdemos sal. Hay que tratar de beber aunque no se tenga sed y  hacerlo de forma regular, porque con el calor el ciclo del agua es mucho más corto y la absorción es muy rápida.

➡️ Elige el momento adecuado para practicar deporte.

Evita la hora en que el sol pega más fuerte, es decir entre el mediodía y las 4 de la tarde. Es preferible que entrenes a la mañana o la tarde, justo antes del atardecer.

También piensa que tal vez algunos de tus medicamentos pueden ser fotosensibilizantes, es decir, pueden aumentar la posibilidad de tener una reacción al sol, así que habla con tu médico al respecto antes de exponerte al sol.

➡️ Usa ropa de colores claros.

La ropa de colores claros refleja el calor hacia el exterior. Por el contrario, y lógicamente, el negro atrae el calor, lo que te hará sudar más.

➡️ Respeta tus límites.

Cuando el cuerpo alcanza una temperatura de 41 grados, el esfuerzo se vuelve imposible porque el calor comienza a afectar al propio músculo. Luego de esto, está el riesgo de sufrir un “golpe de calor”, que es un problema que va más allá de la insolación.

En conclusión, evita realizar un esfuerzo físico importante bajo la luz directa del sol/cuando hace calor o mucho calor. Lo más razonable es esperar a que baje la temperatura. Diviértete, oxigénate, pero siempre con precaución.

¡Buen verano!

share