logo

Ver todos los artículos

Sueño y enfermedad crónica

CONSEJO

Giacomo Di Falco, psico-oncólogo

De: Giacomo Di Falco, psico-oncólogo

Publicado hace 2 mes

Como les digo muy a menudo a mis pacientes, la base de un buen equilibrio psicológico es realmente la calidad del sueño. Todo parece ir peor cuando hemos dormido mal, el dolor parece más intenso y nos falta discernimiento para luchar contra la ansiedad porque nuestro cerebro está cansado. Por eso, cuando sentimos que no nos va bien psicológicamente, lo primero que debemos hacer es intentar trabajar en nuestro sueño.

Es cierto que los síntomas relacionados con tu enfermedad crónica pueden alterar en gran medida tu patrón de sueño y tus noches. Según el INSERM, del 30 al 50% de las personas con enfermedades crónicas padecen trastornos del sueño.

Así mismo, es probable que tu tratamiento en sí también esté afectando la calidad de tu sueño. Los efectos secundarios de ciertas quimioterapias, por ejemplo, pueden causar molestias físicas, "malestares" que afectan considerablemente el sueño o pueden provocar despertares nocturnos. 

Otro punto importante es evitar absolutamente la presencia de un televisor en el dormitorio, aunque pensemos que nos puede “ayudar a conciliar el sueño”. Lo que sucede muy a menudo es que la televisión permanece encendida toda la noche, lo que afecta considerablemente la calidad del sueño, aunque solo sea porque la luz que emana de la pantalla impide que el cerebro produzca correctamente la melatonina, una hormona que permite la calidad “reparadora” del sueño.

Finalmente, como es bueno hacer cada vez que buscamos solucionar un problema, es importante enumerar todas las “pequeñas” soluciones que están a nuestro alcance; porque muchas veces es la suma de estas “pequeñas” soluciones las que resolverán el problema, sea el que sea. La calidad de un colchón, si es demasiado duro o muy suave, el ruido que tenemos en la habitación, o incluso si tomamos un té de hierbas. Estos y otros cambio, serán quizás los que pueden mejorar gradualmente tu sueño y tu calidad de vida. 

Listo, ¡les deseo a todos una buena noche!

Giacomo 

share