logo

Ver todos los artículos

20 de marzo: ¿por qué este día es maravilloso?

CONSEJO

Camille Vorain, paciente y entrenador de salud

De: Camille Vorain, paciente y entrenador de salud

Publicado hace 2 mes

Empezar cada día preguntándonos por qué este día es maravilloso. 

Esta frase, además de invitarnos a centrarnos en la gratitud, en lo positivo y en las cosas sencillas de nuestra vida cotidiana, es también una oportunidad para cuestionarnos. ¿Realizo actividades que me hacen feliz? ¿He creado una vida en torno a mis valores? ¿Qué es lo que llena mi corazón?

Según ciertas creencias o para algunas culturas, la enfermedad aparece en nuestras vidas para hablarnos de un desequilibrio o para sacar a la luz lo que hemos callado durante demasiado tiempo.

¿Qué puedo añadir a mi vida diaria? ¿Cómo puedo acercarme a quién soy?

  • Invitando a un ser querido a comer, o a realizar una actividad, o simplemente llamarlo dependiendo de nuestro nivel de energía en ese momento.
  • Retomar esas clases de idiomas o de cerámica que habíamos empezado, pero dejado a medias, según lo que nos diga nuestro corazón.
  • Recordar todo lo que tenemos a nuestra disposición en esta vida más material que espiritual: olvidamos su valor precisamente porque lo tenemos delante.
  • Decidir hacer un cambio y dejar espacio para algo más.
  • Decidir perseguir nuestros nuestros sueños.

Para mí uno de los momentos más hermosos de mi vida se produce al despertar, cuando me siento llena de gratitud: una de las emociones más bellas en términos de vibración.

Recuerdo dos momentos en concreto: el primero fue cuando me levantaba todos los días feliz por compartir la vida con una persona; el segundo ocurría cuando me despertaba cada mañana en un país diferente con vistas a la naturaleza. A pesar de estas maravillosas sensaciones, mi cuerpo estaba cubierto de dermatitis atópica, tanto que las noches eran cortas, tenía espasmos, y ducharme o caminar era un calvario.

Entonces, ¿por qué crees que a pesar de la enfermedad esos días eran especiales?

Existen una gran variedad de posibles razones: un trozo de cielo azul, un techo que te da seguridad, la salud de tus seres queridos, el amor de alguien o la realización de un proyecto que tienes en mente. Tal vez la razón se encuentre en el estreno de la nueva serie de tu actor o actriz favorita, leer un libro que te gusta o comer tu plato favorito.

Tienes la oportunidad de darle sentido a tu día a día y aunque a veces necesites ayuda para lograrlo, no pasa nada.

Está bien recurrir a un amigo para que te ayude a volver a sentirte tú mismo, y está bien recurrir a un terapeuta porque la depresión o el peso de la enfermedad han hecho que todo lo demás se vuelva aburrido.

Camille Vorain

share