logo

Ver todos los artículos

7 ideas de bienestar para el cuerpo y la mente

CONSEJO

Vik

De: Vik

Publicado hace 23 días

Cuidarse es fundamental, sobre todo cuando se vive con una enfermedad crónica o un cáncer. El cuerpo y la mente se ven sacudidos por la patología y sus tratamientos. Por esta razón, pensar en el propio bienestar y poder dedicarse tiempo a uno mismo es esencial para vivir mejor. Aquí te ofrezco algunos consejos fáciles de poner en práctica que te ayudarán a relajarte y a recargar las pilas.

1. Bebe un buen té  

Las bebidas calientes son buenas para ti, te reconfortan, tanto si estás solo como si lo disfrutas con tu pareja, con amigos o con familiares. Gracias a la teína y a diversas sustancias naturales presentes en las plantas, el té ofrece interesantes propiedades: impulso energético, antioxidante, antiinflamatorio, antibacteriano... Pero más allá de estos beneficios, es sobre todo una oportunidad para un disfrutar de un momento relax. Puedes consumir tanto té como quieras, ya sea junto al fuego, de forma refrescante en la playa, mientras te das un baño de burbujas o después de una copiosa comida con gente que quieres.

2. Lee un libro que te apetezca 

Seguro que tienes una lista de libros por leer, recomendados por tus amigos, en tu mesilla de noche o en tu biblioteca. Te invito a que elijas uno de ellos y te acomodes en tu sillón para sumergirte en la obra. Si te apetece, puedes acompañar tu lectura con una lista de reproducción de jazz, o cualquier tipo de música que te relaje y te haga sentir bien. 

3. Meditar 

Para meditar, sólo tienes que poner las manos sobre las rodillas o los muslos, relajarte y respirar profundamente con la espalda erguida. Haciendo esto durante unos minutos, puedes dejar que tu mente divague poco a poco, mientras dejas pasar los pensamientos negativos. Puedes, por ejemplo, guiar tu meditación con un vídeo, o con el sonido de la lluvia... Para ir más allá, asegúrate de estar cómodo, en una postura erguida y en un lugar tranquilo, y ponte ropa de cierto abrigo (cuando descansas, tu cuerpo se enfría). La forma más fácil de meditar eficazmente es tomar conciencia de tu respiración y seguirla con atención. Esto te ayudará a liberar tensiones musculares y psicológicas. 

4. Bañarse 

¿Qué hay más clásico que un baño para relajarse y cuidarse? Es la oportunidad perfecta para estar contigo mismo, reflexionar o, por el contrario, dejar que tu mente divague con un libro, algo de música o una película. Con luces suaves, te sugiero que añadas una solución de burbujas antes de poner en marcha tu baño. ¡Suavidad y bienestar garantizados! 

5. Caminar en la naturaleza  

Sé que no siempre es fácil salir de casa, moverse, sobre todo cuando se vive con una enfermedad que puede reducir nuestra capacidad motriz o la energía. Pero la naturaleza, en todas sus formas, es buena para el cuerpo y la mente. Así que, si te apetece, te sugiero que salgas a pasear por el bosque, por el campo o por el río. Escuchar a los pájaros, el viento en los árboles, disfrutar de la luz natural y recorrer caminos encantadores son oportunidades únicas para sentirte bien y recargar las pilas. 

6. Escribe tus pensamientos  

Escribir tiene muchas virtudes: te permite poner palabras a tus sentimientos, ordenar tus ideas, potenciar tu creatividad y reducir el estrés y la ansiedad. Te invito a que elijas un soporte: cuaderno, ordenador, una simple hoja de papel... y escribas lo que te venga a la cabeza. Puede ser un sentimiento, una historia, un momento que contar o cualquier otra cosa que quieras. Lo que puede ayudarte es intentar que sea bonito. De hecho, puedes estar orgulloso de ti mismo cuando leas después tu escrito. 

 

7. Jardinería  

Si tienes terreno a tu alrededor, te invito a crear un jardín. Ya sea un huerto, un parterre o un jardín aromático, la elección es tuya según la temporada y la región. En cualquier caso, cultivar algunas plantas, cuidarlas regularmente y verlas crecer y embellecerse es una buena actividad. Los gestos para cultivar plantas son buenos para ti (siempre que cuides tu espalda manteniéndola recta), te calman mientras conectas con la naturaleza, ocupan tu mente y centran tu atención en lo real.  

Lo más importante es pensar en ti mismo, hacer lo que te gusta y tomártelo con calma. Espero que estas ideas te ayuden a cuidarte, a relajarte y a gestionar tus emociones.  

Con todo mi cariño,
Vik

share