logo

Ver todos los artículos

¡Con la enfermedad no hay victorias pequeñas!

COACHING

Giacomo di Falco

De: Giacomo di Falco

Publicado hace 8 mes

"Con la aparición de la enfermedad, y durante el largo recorrido que implica el tratamiento y sus efectos secundarios, es posible que hayas perdido el interés y el placer en realizar lo que hasta ese momento eran tus actividades favoritas. A veces, incluso puedes sentirte demasiado cansado para volver a pintar, dibujar, caminar o hacer música, por ejemplo. Y el hecho de no poder seguir siendo un "actor" en tu vida puede hacerte sentir que no vales, tanto física como intelectualmente. Esto suele provocar una pérdida de autoestima o de confianza.

Sin embargo, debes saber que en la lucha contra la enfermedad no existen victorias pequeñas. De hecho, cada cosa que puedas realizar con el objetivo de practicar tus actividades favoritas, cuenta. Es importante seguir haciendo lo que te gustaba, aunque temporalmente sea menos de lo que hacías antes de la enfermedad.

Lo que cuenta no es la cantidad, sino la calidad. Y cuando tu atención se centra en una actividad que te produce placer, aunque sea por poco tiempo, tu cerebro se encuentra en un estado especial que le permite "descansar", evitando, por ejemplo, el sobrecalentamiento debido a la posible ansiedad.

Piensa en desafiarte a ti mismo en actividades que antes disfrutabas haciendo, en las que te sentías cómodo, y pronto sentirás que progresas. Por ejemplo, si antes te gustaba caminar 10 km al día, ahora puedes empezar por evaluar lo que puedes hacer hoy. Es mejor caminar 500 metros o incluso solo 200 que no caminar nada. Lo importante es fijar objetivos y cumplirlos. Así podrás sentir que progresas, y eso le hará mucho bien a tu estado de ánimo.

Como suelo decir a mis pacientes: "si quieres ir a Nantes, es mejor ir andando a Nantes a 5 km/h que ir a Estrasburgo en un coche a 200 km/h".

Y una vez más, lo que cuenta en esta forma de aprehender los acontecimientos es sentirte actor de tu vida. Tu tratamiento puede ser muy exigente y a veces puede darte la impresión de que ya no eliges nada de lo que te sucede, que eres un sujeto pasivo en el camino de los numerosos exámenes y revisiones a los que te ves sometido.

Volver a hacer lo que te gusta, poco a poco, significa recuperar el papel de actor en tu vida: es decir, retomar el control de tu existencia, cuando parece que todo se te escapa. Esto puede hacerse de forma sencilla y silenciosa, haciendo pequeñas cosas cada día, porque son precisamente todas estas pequeñas cosas las que te permiten ir conformando las más grandes.

Y tú, ¿qué podrías hacer hoy, por poco que parezca, que esté en línea con lo que amas y que realmente has elegido para ti?"

Giacomo di Falco

share