logo

Ver todos los artículos

Tristeza y enfermedad: los consejos de Giacomo di Falco

CONSEJO

Giacomo di Falco

De: Giacomo di Falco

Publicado hace 8 mes

"Tienes la sensación a veces que lloras más de lo habitual? Seguramente se trate de un episodio de tristeza. ¡Y es muy comprensible! Es muy probable que desde el anuncio de la enfermedad hayas estado muy alterado. El llanto es una forma de expresar esa tristeza, como una emoción. Llorar no es una enfermedad. Puede ser que ocultes estas lágrimas para proteger a tus seres queridos, cosa que es muy comprensible. Sin embargo, actuar como si la tristeza no existiera produce el efecto contrario: le da todavía más intensidad. Por lo tanto, debes permitirte experimentarla, en la medida en que sea posible.

Un estudio muy reciente (2014), realizado por investigadores de la Universidad de Berlín, demuestra que escuchar música triste cuando estás triste te hace más feliz. Lo importante es estar en sintonía con tus emociones, lo que te permite "limpiarlas".

Es muy común sentirse triste durante el tratamiento. Los síntomas relacionados con la enfermedad o con los efectos secundarios del tratamiento pueden reducir la sensación de gozar de buena salud, obligándote a abandonar actividades que antes te proporcionaban placer. Es normal llorar y sentir pena, frustración y desánimo.

Es importante encontrar lugares en los que puedas expresar todas estas emociones, y en los que puedas permitirte dejar fluir esas lágrimas. Puede ser con un amigo de confianza, o con tu médico o con un psicólogo, si crees que pueden escuchar tus sentimientos más dolorosos relacionados con tu enfermedad.


Deja que esos momentos de tristeza aparezcan en la medida de lo posible: sin negarlos y sin pretender que no existen. La mejor manera de salir de la tristeza es vivirla. Cada momento será como toda experiencia: con un principio y con un final.

Sin embargo, si la tristeza se prolonga durante mucho tiempo y empieza a afectar considerablemente a tu calidad de vida, puede ser una buena idea consultar a tu médico de cabecera. Él o ella podrá ayudarte a encontrar formas de salir de esta situación y evitar que se convierta en una depresión".

Giacomo di Falco

share