Logo
LogoInicioPara profesionales¿Quiénes somos?
España
Español
Ver todos los artículos

Cómo lidiar con la tristeza cuando se está enfermo

CONSEJO

De: Vik

Hace alrededor de 1 año

"Tienes la sensación a veces que lloras más de lo habitual? Seguramente se trate de un episodio de tristeza. ¡Y es muy comprensible! Es muy probable que desde el anuncio de la enfermedad hayas estado muy alterado. El llanto es una forma de expresar esa tristeza, como una emoción. Llorar no es una enfermedad. Puede ser que ocultes estas lágrimas para proteger a tus seres queridos, cosa que es muy comprensible. Sin embargo, actuar como si la tristeza no existiera produce el efecto contrario: le da todavía más intensidad. Por lo tanto, debes permitirte experimentarla, en la medida en que sea posible.

Un estudio muy reciente (2014), realizado por investigadores de la Universidad de Berlín, demuestra que escuchar música triste cuando estás triste te hace más feliz. Lo importante es estar en sintonía con tus emociones, lo que te permite "limpiarlas".

Es muy común sentirse triste durante el tratamiento. Los síntomas relacionados con la enfermedad o con los efectos secundarios del tratamiento pueden reducir la sensación de gozar de buena salud, obligándote a abandonar actividades que antes te proporcionaban placer. Es normal llorar y sentir pena, frustración y desánimo.

Es importante encontrar lugares en los que puedas expresar todas estas emociones, y en los que puedas permitirte dejar fluir esas lágrimas. Puede ser con un amigo de confianza, o con tu médico o con un psicólogo, si crees que pueden escuchar tus sentimientos más dolorosos relacionados con tu enfermedad.


Deja que esos momentos de tristeza aparezcan en la medida de lo posible: sin negarlos y sin pretender que no existen. La mejor manera de salir de la tristeza es vivirla. Cada momento será como toda experiencia: con un principio y con un final.

Sin embargo, si la tristeza se prolonga durante mucho tiempo y empieza a afectar considerablemente a tu calidad de vida, puede ser una buena idea consultar a tu médico de cabecera. Él o ella podrá ayudarte a encontrar formas de salir de esta situación y evitar que se convierta en una depresión".

Giacomo di Falco

Todos los artículos

CONSEJO

Considerar la salud de los hombres y ayudarlos

Es Movember, una oportunidad para recordarte que es fundamental no descuidar tu salud cuando eres hombre. ¡En este artículo te doy todos mis consejos para cuidar de tu salud o la de los hombres de tu vida!

CONSEJO

Mamá está enferma: 5 consejos para seguir moviéndose mientras se disfruta de la vida familiar

Si eres madre y, como yo, padeces una enfermedad crónica, puedes sentirte cansada por los tratamientos, lo que puede convertirse en abrumador si además debes encajar tu vida familiar. Descubre en este artículo cómo seguir moviéndose a pesar del cansancio y mientras se disfruta de la vida familiar.

CONSEJO

Dispareunia: cuando la penetración duele

Las enfermedades crónicas pueden contribuir a que se produzca una alteración de la excitación sexual. En las mujeres se traduce a menudo en una lubricación vaginal deficiente, lo que provoca que la penetración sea dolorosa o, en algunos casos, imposible. Sin embargo, existen soluciones para ayudarte a recuperar una vida sexual plena.

CONSEJO

¿De qué manera la salud me hizo más consciente de la ecología?

Compaginar la vida cotidiana de una persona que convive con una enfermedad crónica con una forma de vida ecológica no siempre es fácil. Este sentimiento de frustración puede dar paso a la culpa, e incluso a la ansiedad ecológica. ¡Pero no es tu culpa! He aquí algunos gestos cotidianos para encontrar el equilibrio entre tus valores y tu salud.

CONSEJO

Mi ansiedad me impide dormir

Cuando llega el momento de acostarse, la ansiedad puede llamar a tu puerta para impedirte dormir. ¿Lo has intentado todo para ahuyentarla? Descubre en este artículo algunos métodos que te ayudarán a conciliar el sueño plácidamente.

CONSEJO

Continuar realizando actividad física para controlar mejor el dolor

Al contrario de lo que cabría pensar, la actividad física puede ayudarte a controlar mejor el dolor causado por la enfermedad. En este artículo te explico cómo y te doy algunos consejos.