logo

Ver todos los artículos

"¿Y si nutrir tu cuerpo fuera tan importante como el tratamiento? " por Éléonore, paciente experta y columnista de Vik

COACHING

Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

De: Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

Publicado hace 7 mes

"Como antigua atleta de élite, siempre he prestado atención a mi dieta para preparar mis competiciones y mantener mi masa muscular: los hidratos de carbono (pasta, pan y patatas) y las proteínas (pollo, pavo y huevos) constituían mi menú diario.

Con mi primer cáncer, y la importante pérdida de peso debido a mis náuseas, la dieta se complicó. Después de cada tratamiento de quimioterapia perdía el apetito, estaba más cansada, me movía menos y me sentía cada vez menos en forma. ¡Ya no sabía cómo y qué comer!

Para romper este círculo vicioso consulté a una dietista, que me explicó que alimentar bien a mi cuerpo era tan importante como tratar mi enfermedad: una dieta variada de productos frescos con varias comidas durante el día me permitía tolerar mejor lo que comía y recuperar la energía suficiente para reanudar una actividad física cotidiana: caminar unos minutos -que pude ir incrementando- y, después, volver a pedalear.

Ella me aconsejó que mantuviera un aporte energético suficientemente completo (hidratos de carbono, proteínas, lípidos y fibras) para limitar la pérdida de músculo (lo que se llama sarcopenia) así como el aumento de grasa. Es fácil perder músculo en las piernas y los brazos, así como en la zona abdominal... Desde entonces he mantenido este estilo de vida y me siento mucho mejor.

Según el Instituto Nacional de Estadística y los Estudios Económicos (INSEE de sus siglas en francés), la mayoría de las enfermedades crónicas, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares e incluso los cánceres, se deben a una mala alimentación o a la sobrealimentación, por lo que podrían evitarse... Y, tal y como ha estudiado el INSERM, una institución pública de carácter científica y tecnológica, tendemos a comer demasiado o mal con alimentos ultraprocesados, que contienen demasiados aditivos con un impacto significativo en nuestra salud.

Si tú también quieres mejorar tu dieta, aquí tienes algunos consejos:

  • Planifica tus comidas para toda la semana.
  • Ve preferentemente al mercado para comprar productos frescos, verduras y frutas.
  • Elige verduras y frutas de temporada, así como cereales integrales, harina integral, arroz, patatas, carnes magras, pescado de agua dulce y productos lácteos naturales.
  • Las almendras, el aceite de linaza, los pescados grasos y el cacao también son fuentes importantes de ácidos grasos esenciales omega-3.
  • Los plátanos, los albaricoques y las semillas de sésamo también son ricos en fibras alimentarias
  • Evita los platos industriales y los productos grasos y azucarados.
  • Cocina comidas "caseras" cuando estés en tu mejor momento, y divídelas en porciones para congelarlas para los días en que estés cansado.
  • Reparte tus comidas durante el día.
  • Programa tu actividad física antes de tu snack de la mañana o de la tarde.

Como habrás comprendido, moverse un poco cada día y comer de forma más saludable son esenciales para recuperar la forma física.

Así que cuídate y, sobre todo, ¡buen provecho! 🥰"

Éléonore, paciente y columnista de actividad física de Vik.

➡️ Éléonore tiene una enfermedad crónica tras un cáncer que le dejó secuelas en una pierna. Después de sus tratamientos, retomó su formación como educadora médico-deportiva de Sport & Cancer para acompañar a otros pacientes, y luego convertirse en paciente-experta.

Con todo mi amor ❤️

Vik

share