Logo
LogoInicioPara profesionales¿Quiénes somos?
España
Español
Ver todos los artículos

Vida profesional y enfermedad crónica: ¿cómo afrontarla?

CONSEJO

De: Vik

Hace alrededor de 1 año

Para los que trabajáis, suele surgir una pregunta en el momento del anuncio de una enfermedad crónica: "¿Cómo organizo mi vida profesional con este acontecimiento?". Esta pregunta es legítima, por varias razones: 

En primer lugar, te encanta tu trabajo y sientes que mantener esta actividad te permite sumergirte en algo motivador evitando que te asalten demasiado los pensamientos negativos inherentes al anuncio de la dolencia. Estas reflexiones suelen ser intrusivas y consumen energía, y sólo una actividad que ocupe tu mente durante buena parte del día te permite sentirte mejor. Pero surgen varias preguntas.

¿Contarles a mis compañeros mi enfermedad o no? 

No existen aquí opciones correctas o incorrectas: cada uno sabrá lo que le conviene en cada caso. Algunos preferirán hablar de ello, lo que les permitirá encontrar atención fuera de su círculo familiar.  

Otros preferirán guardarse esta información, sobre todo porque en algunos casos la afección no se puede ver. A menudo esta elección está relacionada con el miedo a ser considerado diferente por los demás. ¡Esta decisión tampoco está mal! Porque te permite hacer una pausa y tomarte un respiro en una situación que se impuso en tu vida sin que tú la hayas elegido. 

A recordar: el riesgo de no comunicar tu enfermedad es encontrarte con un "vacío social" frente a tus compañeros, exponiéndote a un posible juicio por su parte. Es posible que no entiendan y posiblemente malinterpreten las reacciones psicológicas lógicas, por ejemplo, tras el anuncio: irritabilidad, momentos de tristeza, ansiedad.  

Legalmente, la persona con una enfermedad crónica no está obligada a anunciar su afección a su empleador y a sus colegas, especialmente si teme un cambio en su imagen. Pero cualquier secreto es un muro que se interpone entre tú y el otro: es decir, puede crear una forma de aislamiento entre tú y tus compañeros. Esto puede complicarse en algunos casos, sobre todo si se producen ausencias repetidas o convives con una sensación de fatiga generalizada.

Rendimiento y culpabilidad: ¿cómo gestionarlos? 

Con la aparición de la dolencia crónica, puede surgir una forma de culpabilidad con respecto a un sentimiento de inutilidad hacia la sociedad. 

El trabajo es una actividad humana y refuerza la autoestima en la mayoría de los casos. Cuando el trabajo desaparece, nuestra autoestima puede disminuir. Hay que tener en cuenta que "cuidarse" se ha convertido en un trabajo en sí mismo. Requiere mucha inversión, y todos los que nos rodean cuentan con nosotros. Es cierto que "abandonamos" un primer trabajo, pero se establece otro, y es vital: el autocuidado es esencial para afrontar nuestra dolencia.

Trabajar bien sin quemarse  

Es importante escuchar nuestras necesidades fisiológicas y psicológicas durante esta fase. Es difícil predecir si habrá efectos secundarios al tratamiento, como la fatiga. Si te sientes cansado, no dudes en tomarte uno o dos días libres para descansar. Lo mejor es ponerse en contacto desde el principio con el médico del trabajo, que está obligado a guardar el secreto profesional. Te ayudará si necesitas ajustar tu horario de trabajo, por ejemplo. 

Como siempre, se trata de escucharte y tomar estas decisiones en función de lo que sientes y no de lo que sienten los demás.

Giacomo Di Falco, psicooncólogo.

Todos los artículos

CONSEJO

Mamá está enferma: 5 consejos para seguir moviéndose mientras se disfruta de la vida familiar

Si eres madre y, como yo, padeces una enfermedad crónica, puedes sentirte cansada por los tratamientos, lo que puede convertirse en abrumador si además debes encajar tu vida familiar. Descubre en este artículo cómo seguir moviéndose a pesar del cansancio y mientras se disfruta de la vida familiar.

CONSEJO

Dispareunia: cuando la penetración duele

Las enfermedades crónicas pueden contribuir a que se produzca una alteración de la excitación sexual. En las mujeres se traduce a menudo en una lubricación vaginal deficiente, lo que provoca que la penetración sea dolorosa o, en algunos casos, imposible. Sin embargo, existen soluciones para ayudarte a recuperar una vida sexual plena.

CONSEJO

¿De qué manera la salud me hizo más consciente de la ecología?

Compaginar la vida cotidiana de una persona que convive con una enfermedad crónica con una forma de vida ecológica no siempre es fácil. Este sentimiento de frustración puede dar paso a la culpa, e incluso a la ansiedad ecológica. ¡Pero no es tu culpa! He aquí algunos gestos cotidianos para encontrar el equilibrio entre tus valores y tu salud.

CONSEJO

Mi ansiedad me impide dormir

Cuando llega el momento de acostarse, la ansiedad puede llamar a tu puerta para impedirte dormir. ¿Lo has intentado todo para ahuyentarla? Descubre en este artículo algunos métodos que te ayudarán a conciliar el sueño plácidamente.

CONSEJO

Continuar realizando actividad física para controlar mejor el dolor

Al contrario de lo que cabría pensar, la actividad física puede ayudarte a controlar mejor el dolor causado por la enfermedad. En este artículo te explico cómo y te doy algunos consejos.

CONSEJO

¿Qué se puede esperar al cambiar de tratamiento?

Cambiar de tratamiento puede ser un paso difícil para el paciente, desde la prescripción hasta el seguimiento. Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar mejor esta situación.