Logo
LogoInicioPara profesionales¿Quiénes somos?
España
Español
Ver todos los artículos

Los beneficios del deporte en el agua

ACTIVIDAD FÍSICA

De: Vik

Hace alrededor de 1 año

"Me llamo Éléonore y, como tú, tengo una enfermedad crónica después de haber sufrido un cáncer ginecológico que me dejó secuelas en una pierna. Cada mes compartiré contigo un consejo para mantener una actividad física o alguna idea interesante sobre bienestar, siempre compatibles con enfermedades crónicas. Este mes quiero hablarte de los beneficios del agua.


¿Por qué te recomiendo moverte en el agua?

Tras la aparición de las secuelas por el cáncer, necesitaba practicar una actividad más suave, en la que al mismo tiempo pudiera dejarme llevar. Esa actividad debía, además, ayudarme a mejorar la circulación de mi sistema linfático, así como mi condición física.

Ahora nado con aletas dos veces por semana y camino por el agua durante el verano.

¿Cuáles son sus beneficios?

Las sesiones de aquagym, aquabike, natación con aletas, natación de larga distancia, o incluso de aquajogging, permiten fortalecer el sistema muscular, estimular el ritmo cardiovascular, mejorar el tono respiratorio y la circulación sanguínea y linfática.

El hecho de estar en el agua proporciona resistencia a los movimientos que se realizan y elimina los golpes, por lo que estas actividades son "no traumáticas".

Estas son algunas de las actividades que recomiendo.


1. Aquagym


El aquagym es una forma de gimnasia con música que se practica en la piscina. Esta disciplina puede ser practicada sin límite de edad, tanto si es nadador como si no. Con ejercicios lúdicos y un poco de material, permite trabajar diferentes grupos musculares: las piernas, los brazos, los hombros, etc.

2. Aquabike


El objetivo principal del aquabiking consiste en pedalear encima de una bicicleta en el agua sin que ésta se desplace y, sobre todo, ¡sin impactos en las articulaciones!

El aquabiking es una condensación de cuatro disciplinas deportivas en una: ciclismo, aquagym, estiramientos y carrera. Esta actividad se desarrolla en una piscina poco profunda durante aproximadamente 40 minutos.

3. Larga distancia


Esta disciplina acuática tiene como principal objetivo caminar por el mar con el agua a la altura de la cintura. Con el mar en estado de agitación, el movimiento encuentra la resistencia del choque de las olas.

Te aconsejo que practiques con un traje de buceo o de windsurf con zapatos de vela o también de buceo. Este equipamiento debe adaptarse a la temperatura del agua y a menudo lo proporciona el instructor.

4. Nadar con aletas

También te aconsejo que nades con aletas y una tabla. La combinación de patadas lentas con otras más rápidas mejorará el tono muscular de las piernas y los músculos abdominales.

Elige aletas flexibles que no sean demasiado largas y que te permitan nadar tanto en la piscina como en el mar.

5. ¿Y en casa?

Si no tienes la oportunidad de ir a la piscina o al mar, también puedes hacer correr un chorro del agua de la ducha desde abajo hasta arriba de las piernas, y luego pasar por el resto del cuerpo a diferentes temperaturas. El agua mejorará la circulación y hará que los tejidos se ablanden.


¿Dónde puedo encontrar más información y la ayuda de un profesional?

Un profesional del fitness cualificado (normalmente un socorrista) estará allí para guiarte y modular los ejercicios y el nivel de intensidad en función de tu estado de forma física y tus limitaciones funcionales.

Contacta con la piscina municipal de tu localidad, pues la mayoría organizan cursos de aquagym, de aquabiking o incluso de aquajogging.

Algunos fisioterapeutas tienen un área de balneoterapia y también ofrecen cursos.

Para largas distancias

Si vives cerca del mar, puedes encontrar clubs náuticos en muchas costas. Infórmate en la página web de tu ayuntamiento acerca de actividades físicas en el agua que puedan encajar con lo que estás buscando.


¡Atención!


Antes de empezar una actividad acuática, recuerda consultar con tu médico, que es quien verificará tu estado de salud y si tu tratamiento es compatible con la práctica de deportes acuáticos.

Cuídate",

Éléonore

Todos los artículos

ACTIVIDAD FÍSICA

Cómo el yoga me ha ayudado a convivir mejor con mi enfermedad

Me llamo Eleonore y tengo una enfermedad crónica a raíz de una dolencia grave que me dejó con complicaciones en una pierna. Este mes quería hablarte de los beneficios que ha tenido el yoga para mí, y quizás esta práctica pueda serte útil también.

ACTIVIDAD FÍSICA

Mi pequeña rutina de gimnasio matutina, de Éléonore Piot

¿Qué es un despertar muscular? ¿Cuáles son los beneficios de realizar uno? Encuentra en este artículo todos los consejos de Éléonore Piot, experta en pacientes, sobre sus beneficios y cómo puede ayudarte a afrontar la enfermedad.

ACTIVIDAD FÍSICA

Qi Gong: claves para aumentar tu energía vital

¿Y si la práctica del Qi Gong, una tipología de gimnasia china, pudiera mejorar radicalmente tu relación con la enfermedad? Así lo defiende Éléonore, paciente experta y columnista de Vik. En este artículo comparte cómo esta práctica la ha ayudado en su vida diaria y te ofrece algunos consejos por si te animas a empezar.

ACTIVIDAD FÍSICA

5 pasos para empezar bien el día

Cuando se vive con una enfermedad crónica, las mañanas pueden ser muy duras. Por suerte, en este artículo, Camille, paciente experta, te comparte los 5 rituales que la ayudan a arrancar mejor sus jornadas. Quien sabe, ¡tal vez te inspire!

CONSEJO

Mamá está enferma: 5 consejos para seguir moviéndose mientras se disfruta de la vida familiar

Si eres madre y, como yo, padeces una enfermedad crónica, puedes sentirte cansada por los tratamientos, lo que puede convertirse en abrumador si además debes encajar tu vida familiar. Descubre en este artículo cómo seguir moviéndose a pesar del cansancio y mientras se disfruta de la vida familiar.

CONSEJO

Dispareunia: cuando la penetración duele

Las enfermedades crónicas pueden contribuir a que se produzca una alteración de la excitación sexual. En las mujeres se traduce a menudo en una lubricación vaginal deficiente, lo que provoca que la penetración sea dolorosa o, en algunos casos, imposible. Sin embargo, existen soluciones para ayudarte a recuperar una vida sexual plena.