Logo
LogoInicioPara profesionales¿Quiénes somos?
España
Español
Ver todos los artículos

Relájate en vacaciones a pesar de la enfermedad

CONSEJO

De: Vik

Hace 4 meses

Ya sea que esté enferma o sana, viajar siempre ha sido mi prioridad. Viviendo con dermatitis atópica (y asma), dejé un poco de mi esencia en diferentes lugares: Sicilia, Malta, Costa Rica, España y Países Bajos.

Tuve que adaptar algunos viajes, acortar otros, pero nunca dejé de viajar. Pero, ¿cómo viajar cuando la enfermedad nos acompaña todo el rato?

Ya te había hablado de Marine Barnérias que exploró varios países para entender mejor quién era y aprender a vivir con su enfermedad, la Esclerosis Múltiple.

Sin embargo, no es para todos ir de mochileros. Por lo tanto, ¿cómo sabes qué viaje es el más adecuado para ti?

El objetivo es vivir un momento de alegría, descubrimiento y minimizar el estrés. Por tanto, es importante elegir tu viaje de acuerdo a criterios que para nosotros son decisivos:

1 . Ambiente y clima: ¿En qué ambiente y clima tenemos menos síntomas?

Por ejemplo, sé que estar cerca del mar y en un clima soleado y seco es bueno para mi piel y mis pulmones. ¡Así que estos son mis destinos favoritos! Además, para mí es imprescindible evitar los ácaros del polvo o los ambientes húmedos, por lo que la elección del lugar de alojamiento es importante y siempre busco con anticipación.

2. Accesibilidad a la asistencia de salud

¿Necesitas una farmacia o un hospital, o incluso acceso a un médico de urgencias a distancia o en persona? Pide a tu médico recetas con los nombres de las moléculas de los medicamentos. Prepara un botiquín de primeros auxilios y comenta tu viaje con tu médico para tener en cuenta todos los factores.

3. La alimentación: ¿Qué impacto tiene la comida en tu salud? 

Hoy en día, la comida "sana" es cada vez más popular y en cada vez más países podemos encontrar comida sin gluten, vegetariana o vegana. Esto hace que viajar sea mucho más fácil para las personas con restricciones dietéticas. Alquilar un piso también puede ser una solución para seguir cocinando y respetar tus necesidades.

4. Acceso a equipo de higiene: ¿Cuáles son las instalaciones que harán que tu viaje sea menos angustioso?

Por ejemplo, si tienes problemas digestivos, visitar ciudades con muchos servicios cercanos puede hacer que el viaje sea menos estresante. Para mí, que tengo que aplicarme muchos cuidados en la piel y cuyo sueño puede ser inquieto (picores...), priorizo una habitación y un baño privados. Es el precio que debo pagar para tener una mayor tranquilidad.

5. Gestión de las crisis: ¿Soy capaz de anticipar y gestionar mis crisis o síntomas? 

Para algunas personas, la planificación de un viaje es impensable porque los síntomas son imprevisibles. En este caso, puedes plantearte aventuras de última hora dentro de una distancia razonable para poder ser atendido rápidamente en caso de emergencia.

Realizando un análisis de estos diferentes aspectos, podrás diseñar el viaje que te aporte más seguridad y comodidad. Sin embargo, esto no impedirá que puedas disfrutar de un poco de aventura.

Si el viaje de mochilero es demasiado inestable en términos de comida y alojamiento, puedes valorar la posibilidad de ir en una furgoneta o incluso en un crucero. 

El presupuesto es diferente, pero los recuerdos serán igual de válidos.

Por último, si te da miedo planificar, puedes anticiparte a un lugar, y dejar espacio a la espontaneidad para respetar tus necesidades y tu ritmo respecto a la expedición programada. Para mí, viajar es una oportunidad para sentirse vivo y recordar la magia de la vida. Tú también tienes derecho a vivir bellas experiencias y a saborear las alegrías de la vida, aunque tengas que adaptarlas. 

Estoy deseando leer tus relatos de viajes en las redes sociales.

Con amor,
Camille.

Todos los artículos

CONSEJO

Un amigo rechaza cuidar de sí mismo: ¿qué hago?

Existen diferentes maneras de ayudar a un ser querido. He hablado con una psicóloga que quiere compartir sus consejos contigo.

CONSEJO

Considerar la salud de los hombres y ayudarlos

Es Movember, una oportunidad para recordarte que es fundamental no descuidar tu salud cuando eres hombre. ¡En este artículo te doy todos mis consejos para cuidar de tu salud o la de los hombres de tu vida!

CONSEJO

Mamá está enferma: 5 consejos para seguir moviéndose mientras se disfruta de la vida familiar

Si eres madre y, como yo, padeces una enfermedad crónica, puedes sentirte cansada por los tratamientos, lo que puede convertirse en abrumador si además debes encajar tu vida familiar. Descubre en este artículo cómo seguir moviéndose a pesar del cansancio y mientras se disfruta de la vida familiar.

CONSEJO

Dispareunia: cuando la penetración duele

Las enfermedades crónicas pueden contribuir a que se produzca una alteración de la excitación sexual. En las mujeres se traduce a menudo en una lubricación vaginal deficiente, lo que provoca que la penetración sea dolorosa o, en algunos casos, imposible. Sin embargo, existen soluciones para ayudarte a recuperar una vida sexual plena.

CONSEJO

¿De qué manera la salud me hizo más consciente de la ecología?

Compaginar la vida cotidiana de una persona que convive con una enfermedad crónica con una forma de vida ecológica no siempre es fácil. Este sentimiento de frustración puede dar paso a la culpa, e incluso a la ansiedad ecológica. ¡Pero no es tu culpa! He aquí algunos gestos cotidianos para encontrar el equilibrio entre tus valores y tu salud.

CONSEJO

Mi ansiedad me impide dormir

Cuando llega el momento de acostarse, la ansiedad puede llamar a tu puerta para impedirte dormir. ¿Lo has intentado todo para ahuyentarla? Descubre en este artículo algunos métodos que te ayudarán a conciliar el sueño plácidamente.