Logo
LogoInicioPara profesionales¿Quiénes somos?
España
Español
Ver todos los artículos

Época de calor: 4 consejos para evitar los brotes de dermatitis atópica

CONSEJO

De: Vik

Hace 4 meses

La piel genera de forma natural una barrera protectora contra las agresiones externas. La dermatitis atópica es una enfermedad que daña esta barrera. Provoca una inflamación agravada por factores ambientales como el calor. Cuando existen altas temperaturas, sudamos. El sudor irrita la piel, que se vuelve aún más sensible cuando se expone al sol. ¿Cómo se controla la dermatitis atópica cuando hace mucho calor en el exterior?

Aunque la dermatitis atópica puede agravarse con los climas cálidos, sí existen pequeñas acciones que pueden ayudarte a evitar los brotes y limitar los síntomas.

1. Protégete del calor y del sol

Para que tu piel respire y se irrite menos con los tejidos, puedes elegir ropa de algodón 100%, bambú o seda. Estos materiales son suaves con la piel y absorben el sudor. Con estos tejidos puedes elegir ropa holgada y ligera que permita que tu piel respire.

Cuando te expongas al sol, utiliza un sombrero y unas gafas de sol que te protejan la cara, especialmente los párpados, que son zonas sensibles para la dermatitis atópica.

Para completar esta protección, se recomienda encarecidamente utilizar un protector solar. Pero asegúrate de leer los ingredientes: los productos con base de silicona son mejores para las pieles sensibles, pero comprueba que no eres alérgico a ellos.

También puedes refrescar e hidratar tu piel con cremas y sprays de agua termal. Por supuesto, ¡hidratarse bebiendo agua sigue siendo muy importante!

2. Hidratar la piel antes y después del contacto con el agua

Nadar, tanto en una piscina como en el mar, es viable cuando se tiene dermatitis atópica. Sin embargo, es importante que la protejas con una buena hidratación. El cloro de la piscina afecta a la piel y puede causar irritaciones. Para evitarlo, aplica emoliente 30 minutos antes de nadar. El emoliente es una crema que suaviza, relaja y protege la piel: es un producto que alivia la piel dañada por la dermatitis atópica, cubriéndola con una película protectora para atrapar la humedad y mantenerla hidratada. Después de nadar, hay que lavar los elementos irritantes y volver a aplicar el emoliente. Si ya tienes lesiones, te aconsejo que no nades hasta que se hayan curado.

Para eliminar la transpiración (fuente de irritación), sugiero duchas cortas y frías. Para secar la piel, puedes dar palmaditas con la toalla en lugar de frotarla: esta acción evitará que se irrite.

Si tu hijo tiene dermatitis atópica y va a jugar en la arena de la playa, es mejor aplicar emoliente antes de la actividad, limpiar bien la piel cuando el niño haya terminado de jugar y volver a aplicarlo al final.

3. Evitar las sustancias agresivas

Cuando se vive con dermatitis atópica, muchas sustancias (contaminación, polen, etc.) pueden ser agresivas e irritantes para la piel. Para limitar el contacto con estas sustancias, puedes tomar las siguientes precauciones:

  • Limita la exposición al polen y a la contaminación.
  • Aclara bien el pelo por la noche antes de acostarte.
  • Evita secar la ropa al aire libre.

4. Relajarse para dormir mejor

Las irritaciones de la dermatitis atópica pueden verse agravadas por el estrés y la ansiedad. Para evitar los picores, sobre todo por la noche, te recomiendo que reduzcas los estímulos después de las 18:00 horas, como el deporte o los videojuegos. Para dormir más tranquilamente, meditar antes de acostarse puede ayudarte.

Además, para cenar puedes evitar las bebidas estimulantes y las comidas pesadas.

¡Si quieres saber más sobre la dermatitis atópica, pregúntame todo lo que quieras en el chat de Vik Dermatitis Atópica!

Espero haberte sido de ayuda,

Con todo mi cariño,

Vik

Todos los artículos

CONSEJO

Mamá está enferma: 5 consejos para seguir moviéndose mientras se disfruta de la vida familiar

Si eres madre y, como yo, padeces una enfermedad crónica, puedes sentirte cansada por los tratamientos, lo que puede convertirse en abrumador si además debes encajar tu vida familiar. Descubre en este artículo cómo seguir moviéndose a pesar del cansancio y mientras se disfruta de la vida familiar.

CONSEJO

Dispareunia: cuando la penetración duele

Las enfermedades crónicas pueden contribuir a que se produzca una alteración de la excitación sexual. En las mujeres se traduce a menudo en una lubricación vaginal deficiente, lo que provoca que la penetración sea dolorosa o, en algunos casos, imposible. Sin embargo, existen soluciones para ayudarte a recuperar una vida sexual plena.

CONSEJO

¿De qué manera la salud me hizo más consciente de la ecología?

Compaginar la vida cotidiana de una persona que convive con una enfermedad crónica con una forma de vida ecológica no siempre es fácil. Este sentimiento de frustración puede dar paso a la culpa, e incluso a la ansiedad ecológica. ¡Pero no es tu culpa! He aquí algunos gestos cotidianos para encontrar el equilibrio entre tus valores y tu salud.

CONSEJO

Mi ansiedad me impide dormir

Cuando llega el momento de acostarse, la ansiedad puede llamar a tu puerta para impedirte dormir. ¿Lo has intentado todo para ahuyentarla? Descubre en este artículo algunos métodos que te ayudarán a conciliar el sueño plácidamente.

CONSEJO

Continuar realizando actividad física para controlar mejor el dolor

Al contrario de lo que cabría pensar, la actividad física puede ayudarte a controlar mejor el dolor causado por la enfermedad. En este artículo te explico cómo y te doy algunos consejos.

CONSEJO

¿Qué se puede esperar al cambiar de tratamiento?

Cambiar de tratamiento puede ser un paso difícil para el paciente, desde la prescripción hasta el seguimiento. Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar mejor esta situación.