logo

Ver todos los artículos

Sigue ejercitándote durante el verano

CONSEJO

Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

De: Éléonore, paciente y fundador de la asociación Lymphosport

Publicado hace 11 días

Antes de que empieces

En primer lugar, antes de comenzar cualquier actividad física, consulta con tu médico de cabecera o equipo de atención médica para que te de las mejores recomendaciones.  

¿Qué actividad debo elegir?

Dependiendo de dónde estés este verano, tendrás un abanico de diferentes posibilidades. No olvides que es probable que haga calor, por lo que te recomiendo que optes por actividades menos intensas. Caminatas, paseos en bicicleta, paseos en el agua, yoga en la playa... Lo importante es seguir desarrollando masa muscular y entrenar manteniendo en forma el sistema cardiorrespiratorio.

 

¿Cómo prevenir riesgos con el calor?

 

➡️ Recuerda mantenerte hidratado

Esta es la regla número uno cuando hace calor: refresca siempre tu cuerpo. Cuando hace calor, puedes perder hasta 2,5 litros de sudor. Si pierdes agua, también pierdes sal. Debes beber incluso si no tienes sed y beber mucho más a menudo de lo normal porque, con el calor, el ciclo del agua es mucho más corto y la absorción más rápida.

 

➡️ Elige el momento adecuado para practicar deporte

Evita la hora en la que más da el sol, que es entre el mediodía y las 4 de la tarde. Elige la primera hora de la mañana o la última hora de la tarde, justo antes del atardecer.

También ten en cuenta que algunos de tus medicamentos pueden ser fotosensibles y podrían reaccionar al sol. Asegúrate de hablar con tu médico antes de ponerte bajo el sol.

 

➡️ Usa ropa de colores claros

La ropa de colores claros reverberará el calor hacia el exterior. El negro, por el contrario, atraerá el calor y te hará sudar más.

 

➡️ Respeta tus límites

Cuando el cuerpo alcanza una temperatura de 41 grados, los esfuerzos se vuelven imposibles porque el calor comienza a atacar al propio músculo. Te pone en riesgo de sufrir un “golpe de calor”, que es un malestar que va más allá de la insolación.

En conclusión, evita realizar grandes esfuerzos físicos bajo el sol o cuando hace demasiado calor. Lo más razonable es esperar a que bajen las temperaturas. Hazte un favor: oxigénate, pero no trates de hacer demasiado ejercicio.

 

¡Disfruta tu verano!

 

 

 

 

 

 

share